jueves, 9 de septiembre de 2021

Porsche 908. Le Mans 1968 "La noche mas larga"

Le Mans es la esencia del automovilismo, la carrera de las carreras y la que cualquier fabricante quiere ganar desde su primera edición celebrada en 1923, pero fue en los años sesenta cuando su impacto a nivel mundial la elevo a otra dimensión, sobre todo cuando Ford se obsesionó con ganarla y destronar a Ferrari que llevaba seis victorias consecutivas, visión obligada la película "Le Mans 66 Ford vs Ferrari", en 1966 lo conseguía y lo repetía en el 67. 

Esa guerra a muerte entre los dos con coches de hasta 7 litros de cilindrada había hecho que los números de la carrera se desataran, cada año se aumentaba en mas de 25 km/h la media de velocidad que en 1967 fue de 217 km/h, en 1960 la vuelta rápida se hizo en 4:04 minutos y en 1967 en 3:24 cuarenta segundos menos sobre el mismo recorrido! Ese banco de pruebas que suponía Le Mans se trasladaba de inmediato a los coches de calle que también sufrieron un gran avance de prestaciones, pensar que los Ford GT llevaban los mismos limpiaparabrisas que los Boeing 707.

Esto hizo que de cara a la edición del 68 la FIA cambiará algunas reglas para bajar las velocidades como limitar los motores a 5 litros de cilindrada máxima, por su parte el circuito de Le Mans incorporaría por primera vez en su historia la primera chicane de las cinco que existen actualmente.




Justo la de antes de entrada a meta.




Y a la que curiosamente le dio el nombre de "Chicane Ford" y que hoy sigue siendo parte del recorrido.




La limitación de los motores abrió las puertas a la entrada a más marcas para luchar por la victoria absoluta y si había una que llevaba buscando la victoria en Le Mans desde sus inicios era Porsche, y así por fin acudió como una de las favoritas a la batalla de la edición del 68 que se llamaría "La noche más larga". 



Desde sus inicios la carrera de Le Mans siempre se ha celebrado a mediados de junio coincidiendo con el "solsticio" de verano en el que las noches son las más cortas del año con aproximadamente solo 8 horas de oscuridad y así facilitar la visión de pilotos y espectadores. 

Pero como ya comentamos en la entrada previa 1968 fue un año "compulsó" y la carrera se suspendió inicialmente, estuvo a punto de no celebrarse de hecho se canceló algo que solo había pasado una vez en toda su historia debido a la II Guerra Mundial, pero en esta ocasión se decidió aplazarla a septiembre, este hecho aparentemente anecdótico no lo era para nada ya que suponía celebrarse justo en pleno "equinoccio" que es cuando el día y la noche tienen prácticamente la misma duración! Eso equivalía que esa edición de Le Mans se correría casi mas de noche que de día, y la noche ya sabemos que "confunde" a más de uno. 




Porsche llevó a Teloche a cuatro unidades de su nuevo 908 preparados a conciencia para la carrera.








El dorsal nº31 correspondía al chasis nº 015.




Y sus pilotos fueron Hans Herrmann.




Y Jo Siffert.




Que marcarían la pole con una vuelta de 3:35.400.



 

Miniatura que reproduce Schucco y que mi amigo Juanh conoce bien 😇.




El dorsal 32 correspondía al chasis nº 016.




Los pilotos eran Gerhard Mitter y Vic Elford y clasificarían en 3ª posición.




Miniatura que reproduce Spark.




El dorsal 33 fue para el chasis nº 013.





Y sus pilotos fueron Rolf Stommelen y Jochen Neerpasch.




Aquí vemos al nº 33 aparcado en plena calle en el pueblo de Teloche.





 

Y aquí lo vemos rumbo al circuito para lograr la segunda posición en la parrilla y lograr un triplete en la clasificación para Porsche, la cosa no pintaba nada mal.




La miniatura la dejamos para más adelante, el cuarto 908 fue el chasis 014 con el dorsal nº 34.




Este 908 "americano" fue para Joe Buzzeta y Scooter Patrick que lograrían el 7º mejor tiempo de clasificación.




Miniatura que reproduce Schuco.


A parte de los 908 Porsche cedió a los tres "viejos" 907 a corsarios para la carrera, el ganador en Daytona el año anterior.




Fue cedido a Alex Soler.




El que quedó segundo fue para Dieter Spoerry y Rico Steineman con con el dorsal nº 66 corrieron bajo la Scuadra Tartaruga con el apoyo total de la fábrica.




Y el último fue para Herbert Linge y Robert Fachon.




Por lo Porsche tenía una buena escuadra para la carrera y partía en las tres primeras posiciones.




Con Ferrari fuera de la carrera al no poder bajar la cilindrada de sus cafeteras a tiempo decidió no presentarse a la prueba, y Ford que junto a Shelby también abandonaron el programa de prototipos los principales rivales de Porsche eran el flamante equipo inglés de John Wyer, que este siguió la estela de Shelby y aprovechó los Ford GT adoptándolos a la nueva normativa con el patrocinio de Gulf y con Pedro Rodríguez como piloto estrella (Gulf, color azul pastel, Rodríguez de piloto.............. de que me suena todo esto a mi?????)




Uno de los objetivos de la nueva reglamentación de la Fia era la entrada a la resistencia de los equipos de F1, pero el único que lo hizo fue Matra que preparó un prototipo sobre la base de su F1.




El M630 con el objetivo de la marca francesa de ganar en casa.




Otro rival a tener en cuenta era Alpine.



Jean Redele era un mecánico francés que sobre la base de un Renault 4 montó un coche para participar en carreras de montañas "alpinas" al que llamó Alpine A106.



El coche tuvo mucho éxito y Redele siguió con su evolución sobre la base ya de un Renault 8 al que denomino A108 y la evolución de este el A110 que convertiría a la marca en mito.





Alpine ha renacido de sus cenizas de la mano de Renault y precisamente este año Fernando Alonso dio la vuelta de honor en Le Mans con su F1.






En el año en que Alpine volvía a Le Mans con un equipo con opciones para la victoria, algo que no ha conseguido hasta la fecha.




 

Pero volvamos a la carrera, Porsche apostaba al verde, rojo, amarillo y azul!





Y con Ford, Matra y Alpine como principales rivales y a la "carrera" nunca mejor dicho comenzaban las 24 Horas de 1968.




Apenas media hora antes de comenzar la carrera cayó un fuerte chaparrón por lo que casi todos los equipos salieron con neumáticos de lluvia.




La salida como siempre fue con los pilotos corriendo desde el otro lado de la pista al sprint para arrancar y salir a todo gas, algo por lo que que como bien sabréis Porsche montaba la llave en el lado izquierdo del volante para permitir ganar unos segundos ya que si el piloto arrancaba el motor con la mano izquierda con la derecha podía meter la primera marcha simultáneamente y salir pitando!!" Por si había algún despistado a estas alturas no lo sabía ya sabéis porque los Porsche llevan la llave a la izquierda al revés que todo el mundo.












Siffert que partía desde la pole no era precisamente rápido a dos patas.






Lo que sumado a que fue de los pocos de la parrilla que decidió salir con neumáticos de seco hizo que perdiera la pole.






 En beneficio de sus dos compañeros de equipo que le robaron la cartera en la salida.




Este tipo de salidas comenzaban a ser criticadas por los pilotos por su peligrosidad, Willy Mairese con este GT40 amarillo.




No cerro bien la puerta con las prisas en salir a toda castaña tras los Porsche.




Y en plena recta de Mulsanne se le abrió!!




Lo contó de milagro bastantes semanas después de salir del coma pero jamás pudo volver a correr.




Siffert tardó cuatro vueltas en volver a tomar el mando seguido de los tres 908 y el trío de Fords, uno de ellos quedó varado en el intento.




Lograría sacarlo pero a base de quemar el embrague, quien también se quedó sin embrague fueron Siffert y Herrmann a la cuarta hora de carrera cuando la lideraban con una cómoda ventaja.





Elford se ponía en cabeza pero entrada la noche rompieron la correa del alternador, la cambiaron en boxes perdiendo tiempo pero fueron descalificados de la carrera cuando los comisarios descubrieron que no habían cambiado la correa sino todo el alternador algo que estaba prohibido.




Buzzetta se ponía líder e intentaba mantener a raya a los Ford precisamente en la chicane que lleva su nombre.






Pero poco aguantaron los americanos y aun menos el alternador que también rompió no me quiero imaginar a Piech pidiendo explicaciones al fabricante de los alternadores, apenas había comenzado la noche más larga y a Porsche ya solo le quedaba en pista un 908 oficial, el de Stommelen y Neerpasch y que no aguantarían mucho tiempo la presión de Pedro.






Rodriguez tomaba el mando y ya no lo abandonaría.






La noche fue relativamente tranquila pero no el amanecer, Alpine había preparado Le Mans a conciencia ya que inscribió entre los A110, A210 y el nuevo A220 a once coches.






Brutal reliquia de Solido este también de mi amigo Juanh.





 
Tras salir de repostar en boxes el Alpine nº 27 pilotado por Mauro Bianchi perdió el control en las Forest Esses.





Le Mans tenía esas cosas y la carrera no se paro aun ni con un incendio en medio de la pista considerable.






Se levantaban las mangueras para que pasaran los coches por debajo y listos.






El estar cerca en una zona "concurrida" de público, hizo que relativamente pronto llegarán las asistencias.









Y lograran sacar de entre las llamas al bueno de Mauro Bianchi que quedaría algo chamuscado pero pudo contarlo.






Mauro era el hermano pequeño de Lucien Bianchi el compañero de Pedro Rodríguez en el GT40 y que pudo celebrar con cava la victoria tanto como la suerte de su hermano pequeño de salir vivo del accidente.






Pero la maldición de los Bianchi solo había acabado de comenzar, Lucien fallecería en los entrenos de Le Mans del año siguiente al estrellarse con un Alfa Romeo, y en 2015 el nieto de Mauro Jules Bianchi falleció víctima del grave accidente que sufrió en la Gran Premio de Japón de F1 en 2014, la última muerte hasta la fecha en la F1.






Pero volvamos a la carrera, Rodríguez y Bianchi la ganaron con un margen de 5 vueltas con el GT, era la primera victoria para Pedro y curiosamente la segunda vez que las acababa después de once participaciones.








 
Porsche por su parte pudo recuperar algunos puestos gracias a los problemas de los Matra, el mejor fue el "semi oficial" 907 Tartaruga.





Logrando la segunda posición a 5 vueltas del Ford.






Maqueta disponible en Schuco.







El único 908 que logró cruzar la meta fue el de Stommelen y Neerpasch y lo hicieron completando el podio con la 3ª posición del cajón.








Y aquí tenemos a su versión a escala 1/43.



























Una excelente unidad de Schuco limitada a 1000 unidades.






La historia de este 908 chasis nº013 es curiosa ya que tras el tercer puesto conseguido en Le Mans Porsche se lo vendió a Jo Siffert, este como ya sabréis tenía un concesionario de la marca en Suiza y siempre solía tener sus vehículos de carreras en exposición.






Y ahí tenía al 908 LH, tras su muerte en 1971 el coche fue adquirido por los hermanos Schlumpf unos compatriotas de Siffert residentes en Francia que tras la segunda guerra mundial hicieron una grandiosa fortuna fabricando tejidos y que eran coleccionistas compulsivos de automóviles, fundaron el Museo Nacional del Automóvil Colección Schlumpf en Mulhouse Francia, y es la colección privada más importante del Mundo.






En 1972 con el nuevo cambio de reglamentación de la FIA que dejó fuera de combate a Porsche y su 917 está no acudió por primera vez en su historia a Le Mans como equipo oficial y decidió centrarse en la Cam Am con su 917/30, esto dejo huérfanos a sus pilotos que tuvieron que buscarse la vida ese año para correr las 24 Horas. 

El cambio de reglamentación de la FIA volvía a reducir los motores de 5 a 3 litros por lo que el viejo 908 podía volver a entrar en escena y a Reinolt Jost se le ocurrió la idea de recuperar uno de ellos para la ocasión, montó un equipo en homenaje a Jo Siffert, el "Siffert ATE Team" y pidió a los hermanos Schlumpf que le cedieron el coche, a Porsche también le gusto la idea y decidió prestarles apoyo. 






Y en el mítico Teloche se le saco el polvo y se puso a punto para la carrera.






Junto a Reinold Joest los pilotos fueron Mario Casoni y Michel Weber que clasificaron al 908 en la 10ª posición de la parrilla.






En una carrera con bastante agua de por medio.









El viejo 908 se portó de maravilla.






Para volver a conseguir cuatro años después otra vez el tercer puesto del cajón en Le Mans.






El coche lógicamente volvió al Museo donde sigue expuesto a día de hoy.






Como no el 908 está a escala 1/43 fabricado por Spark.






Pero volvamos a 1968, la victoria de Ford supuso la pérdida para Porsche del que podía haber sido su primer Campeonato del Mundo de constructores en beneficio de Ford por tan solo tres puntos, cosa que le costó el puesto como director deportivo a Huschke van Hanstein, Piech lo destituyó en un cambio generacional que ya tocaba.




    
         
Su lugar lo ocupó Rico Steineman al que vemos junto a Ferry en Le Mans un par de años después en 1970 cuando por fin Porsche logró la ansiada victoria.






Pero en Le Mans 68 no fueron todo malas noticias para Porsche ya que ganaría la categoría GT.






Jean Pierre Gaban y Roger Van der Schrick obtuvieron la 12ª posición en la general llevándose la categoría con un 911T.




 



Y aquí tenemos al pequeño 911.









En una más que correcta version version de Ixo para Altaya.






Volviendo a los 908 estos lograrían la victoria unas semanas después en los 1000 km de París.






Logrando un doblete.












Y sería la última aparición de los 908 en 1968, en total la fábrica monto ese año 21 chasis entre las versiones cortas y largas, pero no acabó ahí la cosa en 1969 prepararía 10 unidades mas de cola larga había que comenzar defendiendo el triplete en Daytona.





Pero eso ya lo veremos en la próxima entrega de la historia del 908 a través de sus miniaturas.

Os dejo con un buen resumen de la carrera.




Saludos!!!!!

1 comentario:

  1. Oscar, gran historia la de la noche más larga de Le Mans, la del famoso 1968 del Mayo Francés. Una armada de 7 Porsche, una época irrepetible. No imagino hoy a nadie presentando oficialmente tal cantidad de prototipos. Y ya que estamos en el tema, espero ansioso ver el Porsche LMDh para el WEC, aunque confieso que me gustaría más que construyan un Hypercar. Ya veremos...
    No sabes como disfruto ver las fotos de mis modelos en tu blog, ¡gracias!
    Abrazo grande!

    ResponderEliminar