domingo, 1 de agosto de 2021

Porsche 908.

Si le dedique mas de veinte entradas al Porsche 917 el jardín en que me voy a meter con su antecesor el 908 también puede ser bastante profundo y frondoso, así que al contrario que hice con su predecesor esta vez vamos a empezar por el principio y no por el final de la historia.




Como bien sobradamente habéis visto a lo largo de la entradas de este blog Porsche era un fabricante de coches deportivos de cilindradas "pequeñas", su primer coche el 356 Nº 1 disponía de un motor de 1.136 cc y de ahí en adelante fue aumentando las cilindradas de sus motores hasta llegar a los 2.200 cc en versiones de cuatro y seis cilindros, coches con los que tanto se podía competir como ir a trabajar, pero que todos partían de un modelo de "calle", esto le hacía jugar siempre en desventaja frente a fabricantes puramente deportivos y orientados exclusivamente a la competición como las cafeteras de Maranello o los microondas de Detroit que podían llegar a los 7.000 cc. de cilindrada.

En 1968 la FIA limitó la cilindrada máxima a tres litros para los coches del Grupo 6 y además esta sería la que sumaría puntos para el Campeonato del Mundo de Constructores, el objetivo era que mas fabricantes se unieran a la fiesta incluso los de la Fórmula 1 para que se involucrarán también en el campeonato de resistencia al usar estos normalmente motores de tres litros, y para ponerlo más fácil redujo de 50 a 25 las unidades que se tenían que fabricar para su homologación.




Y Ferdinand Piech aprovechó la ocasión, aumentar la cilindrada del nuevo motor de 2.2 cc y 8 cilindros a 3.0 no era muy complicado.




Y así lo hicieron, como anécdota dos unidades de ese nuevo motor las montaría Piech un par de años más tarde en una bestialidad de 914, uno se lo regaló a su tío Ferry y otro se lo quedó él mismo como pudisteis ver en la entrada del Porsche 914.



Piech monto el nuevo motor sobre la base de los 907 al que retoco un poco sobre todo en la carrocería que era un poco más larga y con unas entradas de aire más grandes. El coche rodo por primera vez en abril para los test de Le Mans.




Porsche llevo dos prototipos que serían testeados por Stommelen y Linge y que marcarían el segundo mejor crono. 




Pero el debut del coche en carrera ocurrió dos semanas más tarde en los 1000 Km de Monza.





Porsche lleva a dos nuevas unidades con cola larga similares a los de Le Mans






El dorsal nº 5 chasis nº004 lo pilotaron Mitter y Scarfiotti.






Y chasis nº 003 con el dorsal nº4 sería para Siffert y Herrmann. 







Al igual que en los Test de Le Mans los 908 eran rápidos.







Siffert y Herrmann se quedaron a décimas de la pole que sería para un GT y el otro 908 se clasificaría en cuarta posición.





 
Pero en carrera el coche resultaba muy inestable y peligroso tanto que tuvieron que aflojar mucho el ritmo para llegar sanos y salvos a meta y muy retrasados, los cuatro pilotos se negarían a volver a pilotar esos chasis.


La siguiente puesta en escena de los 908 seria en casa.






Los siguientes chasis fabricados del 908 ya serian con la cola corta.





 
Esta foto pertenece a uno de los primeros prototipos que se montaron.






Los coches eran prácticamente clones de los 907 K pero con el motor de 3 litros y algunas ligeras  diferencias aerodinámicas.






Una de ellas era la incorporación de unos pequeños alerones retráctiles móviles que en función de si se aceleraba o frenaba subían o bajaban.






Aquí vemos a Ferry apoyado un 908 K antes de partir para el Ring.






Porsche llevó a cuatro coches de fábrica, dos 907 y dos de los nuevos 908 que serían pilotados por los de la foto más Jochen Neerpasch que falta en la instantánea, de izquierda a derecha Buzzeta, Elford, Siffert, Scarfiotti, Stommelen, Herrmann i Mitter de espaldas.






Los 908 fueron pilotados por Mitter y Scarfiotto con el dorsal nº 1 y el chasis nº009.






Y el dorsal nº 2 que correspondía al chasis nº008 fue para Siffert y Elford.






El 908 en su version corta era ya mucho más estable que el largo de Monza y seguía siendo muy rápido  pero la pole se la llevó uno de los  "viejos" 907, el de Herrmann y Stommelen. 






Fijaros que cuesta diferenciarlos a simple vista, para favorecer la distinción entre los propios miembros del equipo parte del capo se pintaba en colores diferentes para diferenciarlos.






Pero los 908 ya en la primera vuelta se pusieron en cabeza, los 908 ya incorporaba llantas de 15 pulgadas para poder albergar pinzas de frenos mas grandes para poder deternerlos, el nuevo motor entregaba ya una nada despreciable cifra de 350 cv.






Mitter lideraba la carrera cuando de repente empezó a tener problemas en las frenadas ya que el coche al apurar se movía de lado a lado y necesitaba todo el ancho de la pista, el chasis de acero no aguanto tantas fuerzas y partió lo que les llevó a abandonar, Siffert y Elford se ponían en cabeza con el segundo 908 verde.






Y estos volaron literalmente sobre el infierno verde.






Logrando la victoria.




Y dándole a Porsche la primera victoria del 908.






Y aquí esta su miniatura.





















Toda una pequeña obra de arte de Ebbro.






Este chasis nº008 no volvería a correr más y en la actualidad está en manos privadas.















A las pocas semanas en Spa.




Mitter y Schlesser quedaban en segunda posición con uno de los 907.




Y Herrmann y Stommelen quedaban terceros con el chasis nº011 de los ya nuevos 908.




 Miniatura disponible.




En una carrera pasada por agua que se llevó Jacky Ickx con un GT en una reñida batalla con los Porsche, y que seria un pequeño anticipo de lo que vendría unos meses más tarde.




Vic Elford tuvo una salida de pista con el chasis nº011 del los 908.




La calidad no es muy buena pero la subida de L'Eau Rouge sigue siendo una de las mejoras estampas del automovilismo.



En 2018 este chasis fue subastado en Monterey. 































El 908 alcanzó los 2,8 millones de dólares en la subasta.



 

La carrera de Le Mans que se celebraba cada año en junio no se pudo disputar debido a las protestas y huelgas del famoso mayo del 68 en Francia y fue suspendida hasta septiembre, esto le dio a Porsche la oportunidad de poder trabajar más en los 908 que recibieron unas cuantas mejoras, estas en su version corta fueron probadas en agosto muy cerquita de casa.




En Austria en el aeródromo de Zeltweg el equipo presentó unas nuevas aletas y alerón trasero.







Que lo hacían más estable y manejable cosa que se pudo comprobar ya que hicieron un doblete en la prueba.




Siffert ganaba en su casa.




Tras otra victoria de los 908 en Hockenheim Porsche tomaba rumbo hacia Francia.



Pero esta historia como sucedió en un septiembre la dejaremos también para después del verano!

Saludos y felices vacaciones!!! 


1 comentario:

  1. Tal como tu dices, para el 908 necesitarás el mismo número de entradas que con el 917. O más aún. Los 906, 907 y primeros 908 (los cerrados tipo coupé) son los modelos que más disfruto de Porsche.
    Abrazo!

    ResponderEliminar