sábado, 18 de marzo de 2017

Porsche y La Formula 1

5ª Parte TAG


Como hemos comentado en una de las entradas de Al Holbert, el fallido intento de ganar la Indy Car de 1980 no cayó en saco roto, el motor desarrollado para la Indy, y que ya partía del 935.










Fue aprovechado por Porsche para adaptarlo y montarlo en su nuevo coche de carreras.







El 956.







Ya hemos hablado del 956, pero aprovecho para mostraros la maqueta del chasis nº 001 que ya ha está en mi pequeño museo.







  
Con los colores con los que rodó por primera vez en Weisach en 1982.











La maqueta es de Minichamps.


















En su serie Paul Models Art con unos acabados de 1ª.








Pero que tiene que ver el 956 con la F1? Pues mucho!!








En 1982 McLaren con Ron Dennis a la cabeza equipaba a sus monoplazas con motores atmosféricos Ford Cosworth.








Ron Dennis había dotado al McLaren de un innovador chasis monocasco y ahora tocaba el turno de darle un motor acorde, los motores Turbo empezaban a poblar las parrillas y aunque poco fiables de momento eran el futuro, por lo que el inglés quería un motor de estas características para su monoplazas, y debió asociar dos palabras que la gran mayoría de los mortales amantes del automovilismo asociamos, o por lo menos yo, Porsche y Turbo, y que juntas se escriben así.





Y Ron llamo a la puerta de Stuttgart, Porsche estaba inmersa en el campeonato del mundo de resistencia y nunca se había planteado seriamente entrar en el gran circo con todo lo que ello conllevaba, y lo de ser suministradora de motores era algo totalmente nuevo, el caso es que como tenían una base de la que partir, el motor del 956 y la grandiosa experiencia de sus 911 Turbo de competición los gloriosos 935, le soltaron al inglés un " si traes 5 millones de dólares " te lo podríamos hacer! Y Dennis los trajo!, bueno, el exactamente no, los trajo este señor con el que habla Ron Dennis baja la atenta mirada de un Niki Lauda que parece pensar "estos se están trayendo algo entre manos y yo no me lo quiero perder"






    Mansour Ojjeh, un multimillonario francés de origen saudí propietario de un sinfín de empresas, pero quizás la más conocida para el gran público una ingeniería llamada Técnicas de Vanguardia, TAG, que había comprado hacia unos años un fábrica de relojes suizos llamada Hauer y que se pasó a llamar TAG Hauer, Ojjeh no solo puso el dinero, sino que adquirió el 25% de McLaren.

    Mansour Ojjeh solo puso dos condiciones al contrato de Porsche, la primera es que Porsche fabricaría el motor, pero bajo la marca de TAG no la de la propia Porsche y la segunda sería un encargo especial a la fábrica del que luego hablaremos, Porsche accedió a las dos y el encargado de llevar a cabo el proyecto seria, como no, el hombre Turbo de la casa, Hans Mezger.







McLaren equiparía a sus monoplazas con los motores de Porsche en la temporada de 1984, pero como Porsche no partía de cero, a mediados del 83 el motor ya estaba listo, ante la complejidad logística de probarlo en los monoplazas en medio de la temporada, Porsche testeo el nuevo motor F1 denominado TTE PO1 en uno de sus coches, concretamente en este.








Si, en un 956! Concretamente en el chasis 117 de los 956 fabricados por Porsche, y el piloto en probarlo fue Niki Lauda, que había sido fichado por McLaren en 1982.







No dispongo de ningún material gráfico más de los test realizados por Porsche del motor TAG aparte de esta foto, y no será porque no lo he buscado, pero por desgracia no localizo nada más.

La maqueta está realizada por Spark con todo lujo de detalles, incluida la representación de la multitud de instrumentación que llevaba en su interior para analizar los datos del motor.






















Las conclusiones de Niki fueron tajantes, el motor estaba totalmente listo.








Como podéis observar, en las tapas figuraba el nombre de TAG y no el de Porsche, la cual solo pudo incluir en las tomas de aire el "made by Porsche".








McLaren que ya no tenía opción alguna en el campeonato del 83 hizo caso a Lauda y para las últimas tres carreras del campeonato ya monto en sus monoplazas los motores de Hans Mezger








Pero eso ya lo veremos en la siguiente entrada, para finalizar nos fijaremos en la otra condición que puso el millonario dueño de TAG a Porsche y más en concreto a su departamento Porsche Exclusive, a principios de los 80 la marca germana puso en marcha un departamento de venta exclusivo para personalizar más allá de las opciones habituales sus coches de serie, el ejemplo más famoso fue el 930 Flatnose que se fabricaba por encargo.
















Que se inspiraba, sobre todo en la parte delantera al escamotear los faros, en los 935 de competición.
















Pues bien al francés de origen saudí no se le ocurrió otra cosa que pedir a Porsche un 935, de los de carreras con motor Turbo parecido a los de sus Mclaren de F1, para poder pasearse por la costa azul. Y que hizo Porsche? Pues fabricárselo!








 Y con todo lujo de detalles.







Y el mismísimo presidente de Porsche de la época, Peter Schultz, le entrego las llaves del único 935 de calle fabricado por Porsche.






Por supuesto la maqueta existe por si le interesa a alguno.








El coche fue subastado en 2014, con tan solo 12.000 millas.























Y por un precio que se me antoja barato dado la peculiaridad de ser un coche único, tan solo 220.000 euros.






Saludos y nos vemos en la siguiente entrada ya con los McLaren Porsche de F1 a manos de dos piezas de mucho cuidado Niki Lauda y Alain Prost.

sábado, 11 de marzo de 2017

Al Holbert 6ª parte

Al Holbert era un piloto fino y frió,  poner un 962 a dos ruedas y contarlo....








En 1986, Al Holbert convierte al Porsche 928 en el coche de serie más rápido del mundo, al conseguir con un S4 una velocidad punta de 277 km/h en el desierto de Utah.










El vídeo del record.








Por supuesto existe la maqueta del evento, no la tengo porque hace tiempo que ya solo me dedico a los coches de competición, aunque he de reconocer que se trata de un modelo especial y podría entrar en cualquier momento en mis estanterías y más después de todas estas entradas sobre Holbert.








De momento me conformo con mi versión europea en este color tan mono.









Por cierto, el 928 fue recuperado hace unos años por un coleccionista, que quiso restaurarlo y celebrar la hazaña en su 25 aniversario, este tuvo el detalle de llevar el coche a visitar su primer hogar, el concesionario de Porsche de los Holbert en Warrigton que sigue activo y dirigido por la familia Holbert.













Su hermano Larry junto al record de Al.











Lógicamente Porsche aprovecho el récord a nivel publicitario, con anuncios como este.









O este otro.








El 928 es uno de esos coches "especiales" para mí, y para una generación marcada por películas como Risky Bussines, en las que aparte de querer tener unas Ray Ban y zumbarnos a Rebeca de Mornay, soñábamos con tener un 928, yo de momento solo he conseguido las Ray Ban y conducir un rato un 928.









O "El precio del poder", en la que Al Pacino decide cambiar su Cadillac por un 928 porque "Cuando el mundo es tuyo necesitas un coche que te haga sentir que es verdad".












Pero volvamos a Holbert que ya me estoy liando como siempre. En 1987 Holbert es nombrado director de Porsche América Motorsports, es decir director deportivo, debido a su nuevo cargo y al proyecto que se traía entre manos redujo su actividad automovilística como piloto, y apenas corrió una docena de carreras ese año.


En la primera gran carrera del año las 24 de Daytona.









No tenía planeado correr, los pilotos para llevar su Porsche 962, el chasis 103 (el de fábrica) eran Derek Bell, Al Unser Jr. y Chip Robinson, y él se inscribiría como piloto reserva, por si las moscas.










Holbert había montado otro 962 "made in Al", el HR4 para el equipo de A.J. Foyt.










Que pilotarían el propio Foyt junto a Al Unser padre y Danny Sullyvan.









El dominio de Porsche era tal que BMW, Jaguar, Ford y Nissan habían tirado la toalla por ganar el campeonato americano, por lo que estaba claro que Porsche ganaría la carrera, la pregunta era cuál de ellos??










La carrera fue a cara de perro entre media docena de 962, el ritmo impuesto por el HR4 montado por Holbert  para Foyt fue infernal, pasando factura a los que intentaban seguir su estela.










A media carrera el Lowenbrau de Holbert, tuvo un problema en la carrocería que provoco que entrara aire caliente procedente del motor en el interior del habitáculo, la temperatura era tan alta dentro del coche que era imposible aguantar el ritmo de relevos programados, por lo que nuestro protagonista se tuvo que calzar el mono y compartir el infierno de la cabina del 962.












El aumento de paradas se tenía que compensar con un ritmo más alto de carrera para aguantar al HR4 si querían tener alguna opción a la victoria.










Lógicamente el 962 de Foyt fue cogiendo distancia, hasta que en la ultima hora de carrera el motor no aguanto y rompió, Holbert paso a liderar la carrera, era el ultimo turno y tenia que llevarlo hasta el final, a punto de cocerse dentro del coche no pudo mas y  paro en boxes para que Derek intentara cruzar la línea de meta.










Y la bestia parda de Porsche lo logro.










Llevándose por segunda vez las 24 horas de Daytona, y batiendo todos los records de la pista, vueltas, velocidad media, paradas...claro o corrían que se las pelaban o se quemaban vivos dentro. Jajajaja









Por desgracia aun no poseo la maqueta.










Aunque el coche es exactamente el ganador del año anterior, tiene alguna diferencia decorativa, y como dato curioso decir que el nombre de Al Holbert no figura, al no tener que correr a priori, no se rotulo su nombre.











Sí que corrió las 12 horas de Sebring.










De nuevo con su 103 y junto a Chip Robinson.










Liderando la carrera con holgura durante 8 horas, hasta que un problema en el turbo los tuvo casi dos horas parados en Boxes escapándoseles la victoria por poco más de un minuto, entrando en 2ª posición. Aunque las opciones de revalidar el título eran pocas al participar en pocas carreras, no obstante Holbert acabo en  4ª posición del IMSA ganando cuatro carreras y otros tantos podios.


Donde sí que acudió a defender el titulo fue a Francia.










12 unidades del 962 se presentaron en Le Mans, tres de ellas con el equipo oficial Rothmans capitaneadas, esta vez sí, por Al Holbert junto a Bell y Stuck con el chasis 006 y dorsal nº17.















No  fue una carrera fácil para Porsche, el tercer coche nº19 chasis nº002  sufrió un aparatoso accidente en los entrenamientos libres y dejo sin carrera a Vern Schuppan, Kees Nierop y Price Cobb que salió vivo de milagro.










Nierop se enrolo con el 961 y también lo estrello en carrera.










El segundo coche dorsal 18 y con Bob Wollek, Mass y Schuppan, reventó el motor en carrera, cuando había logrado la pole.











Otros Porsches también tuvieron problemas.










Pero todos tuvieron problemas de motor, y esto fue debido a que la FIA había decido ese año que todo los coches tenían que llevar gasolina de "serie" es decir la misma que la de cualquier gasolinera, en las carreras cortas no había habido problema para los motores pero en esta y con tanto tiempo a "tope" los motores reventaban, Porsche uso un 944 a modo de pruebas dando vueltas sin parar por los alrededores de Le Mans el mismo fin de semana que la carrera, para dar con una configuración en el mapeo de inyección en la motronic y la monto a última hora en la unidad de Holbert.










Y esto les salvo de la quema.









Holbert se hacia con sus terceras 24 Horas de Le Mans.










El coche, propiedad de Porsche, está expuesto en el Museo.










Aunque si te lo sabes montar como Chris Harris te pueden dejar dar una vuelta.










A su regreso a casa se centró en su actividad como director de carreras de Porsche y en un proyecto muy especial el 2708, que no era nada más ni nada menos que intentar ganar la Indy Car, vamos la F1 americana. Como vimos hace unas entradas, y concretamente en el 4º capítulo sobre la historia de Porsche y la F1, Porsche ya lo intento unos años antes, abandonando el proyecto en 1980  tras un cambio de reglamentación "antiporsche" provocado con nocturnidad y alevosía por la organización del campeonato.


Hay que hacer hincapié que el proyecto de Porsche en la Indy no cayó en saco roto ya que el motor ideado para la Indy fue en el que se basó el 956.

En Europa el proyecto F1 ya se había retomado exitosamente como veremos en una próxima entrada y hablemos de esta foto y de una maqueta que tengo muy especial.











De la mano de Al Holbert y Norbert Singer Porsche quería repetir el éxito también en Estados Unidos.










Singer desde Alemania prepararía un chasis y un motor nuevos para afrontar el reto, mientras que Al Holbert montaría un equipo oficial para afrontar el gran reto en 1988.










En septiembre de 1987 Porsche probó el 2708 en su circuito de pruebas de Weissach.










Holbert ya había conseguido un patrocinador, la marca de aceite Quaker y tenía casi a todo al equipo ya preparado, aún quedaban dos pruebas por correr en la temporada, por lo que decidió que no habría nada mejor que hacer los test con fuego real!, Porsche monto todos los bártulos en un avión rumbo a USA y a correr.










El asalto a la Indy ya estaba en marcha.










Decir que el proyecto era ambicioso seria quedarse corto y que la Indy Car no tenía nada que ver con la F1 también, por lo que ya se sabía que la cosa seria complicada y el trabajo a realizar duro, Holbert quería para probar el coche a alguien con mucha experiencia en la Indy. Aunque Holbert  ya tenia experiencia en la Indy Car,










Participo en el campeonato en 1984 donde corrió 14 carreras, quedando en 17ª posición.









Eligió a su amigo Al Unser Sr. que había ganado el campeonato en dos ocasiones y 4 veces las 500 millas de Indianápolis, la prueba reina americana por excelencia. La primera carrera fue el 11 de octubre en Laguna Seca.










El resultado? Un desastre!!


Al Unser  califico de milagro al coche en la 27º posición y quedo en 24ª. Singer había partido de la base del viejo proyecto del 80 y la no participación de americanos en el la concepción del chasis fue un error, Holber pensó que Porsche le entregaría un coche con potencial al estilo del 962 y que sería cuestión de ponerlo a punto y nada más lejos de la realidad, el chasis era un hierro que no había por dónde cogerlo. Para la última prueba del año Holbert quiso pilotar él personalmente coche para saber por dónde venían los tiros.










Holbert no pudo ni clasificar al Porsche para la carrera! 








El invierno seria largo, el problema era el chasis, diseñado en Alemania no estaba concebido para las peculiaridades de la Indy, con sus circuitos ovales y mixtos, reconducir el chasis era inviable y partir de cero para hacer uno nuevo era un tiempo del que no disponían y Holbert toma la decisión  de renunciar al chasis de la fábrica y comprar uno ya existente y fiable, un March como el que usaban gran parte de los equipos de la Indy.











Al Unser Sr. no confiaba en que el Porsche fuera competitivo y se bajó del carro, el piloto elegido por Holbert para la temporada seria Teo Fabi.










Y este el programa de carreras para la temporada 88.












En la primera carrera del año celebrada el 10 de abril en Phoenix la cosa ya comenzó a cambiar.










Teo alcanzo un 7º puesto.









El March Porsche alterno durante la temporada buenos resultados dentro del Top Ten con algunos no tan buenos, Holbert seguía desarrollando el chasis y Porsche mejorando el motor, tuvieron una fuga de aceite en las 500 millas de Indianápolis cuando rodaban entre los seis primeros.


El 25 de septiembre en la 13ª prueba del campeonato celebrada en Pensilvania, Fabi casi logra un cajón quedando en 4ª posición, la cosa cada vez estaba más cerca.










Os preguntareis por la maqueta, pues no existe en die cast, por lo menos que yo sepa, y lógicamente es uno de mi santo griales, existió en kit para montar de Tameo.









Que con buenas manos puede llegar a quedar así.





.




En 1988 Holbert dedicado en cuerpo y alma al proyecto de la Indy, solo corrió dos carreras, la inaugural y míticas 24 Hrs, de Daytona con su HR1, esta vez cambiando de marca de cerveza, se debieron acabar toda la Lowenbrau el año pasado para recuperar los líquidos perdidos el pasado año en la acalorada victoria!










Junto con su inseparable Derek Bell y Chip Robinson lideraron durante muchas horas la carrera  con un jauría de Jaguars que beneficiándose de la nueva reglamentación de ese año estaban acechando a los ya mayores 962, una rotura de motor a menos de una hora les impido luchar por la victoria teniendo que abandonar, aun así acabaron en 7º posición.

La otra carrera que corrió en el 88 fueron las 12 horas de Sebring, en la que curiosamente haciendo la "pole" algo poco habitual en él, romperían el motor del HR1 nada más comenzar.










Esta sería su última carrera.









Tras el cuarto puesto del Indy, Holbert se desplazó con su avioneta una Piper PA 60.










Si, era otro de esos pilotos que también les gustaba volar, para asistir a los 300 km de Columbus donde participaba Chip Robinson con su 962 HR1, tras ver los entrenamientos, Holbert cogió su avióneta para regresar a casa el 30 de septiembre, una compuerta mal cerrada y que se abrió en pleno vuelo le hizo perder el control del mismo estrellándose fatalmente.










Al Holbert, es el mayor piloto americano de la historia de resistencia, a día de hoy sigue teniendo el record de victorias IMSA, consiguió cuatro campeonatos, tres victorias en Le Mans y junto a Hurley Haywood es el único  piloto en tener la triple corona de Resistencia al ganar en Le Mans, Daytona y Sebring.











Con su perdida el proyecto de la Indy ya no fue el mismo.









Aun corrieron dos años mas hasta que en 1990 el proyecto 2708 desapareció.











Todo un pedazo de documental que podéis ver aquí.











Al Holbert ingreso en el Salón de la Fama del Automovil americano, donde esta el primer chasis.










La IMSA retiro el nº 14 en su honor.










La version del 88 está expuesta en el museo.










Y en el almacén de Stuttgart el resto de chasis del 2708 que corrieron hasta el 90.









Incluida la ultima versión.









Que si que saco Onyx en su momento.








Y que esta camino de mis estanterías y sera presentado en breve.


Sus coches siguieron en la familia, hasta que fueron vendidos al coleccionista Matt Drendel uno de los mas grandes de la marca, los cuales fueron subastados tras su muerte en una de los lotes más increíbles de la marca, o no???













Su 962 de "fabrica" fue subastado de la mano de su gran amigo Derek Bell por 1.925.000 dólares.











Y su 962 HR1 en 935.000 dólares.










Y hasta aquí el resumen de la vida de Al Holbert, en estas seis entradas, una por cada coche de Al que tengo, espero que hayáis disfrutado leyendo este pedazo de la historia de Porsche, no os hacéis una idea de lo mucho que lo he hecho yo, la marca de Stuttgart es como un agujero negro que te engulle y te hace perder la noción del tiempo, una sensación como la de pilotarlos sin rumbo fijo solo por el placer de devorar kilómetros y enlazar curva tras curva a bordo de todo un Porsche!


De momento yo seguiré comprándolos a escala buscando y contando sus historias, como la de Al Holbert.










Os dejo con un memorial de la TV americana cuando falleció.









 Y mis seis Holberts!










Saludos!!