martes, 4 de julio de 2017

Le Mans

Hace apenas unas semanas Porsche se volvía a proclamar vencedor absoluto en las 24 Horas de Le Mans, decir Le Mans es decir automovilismo, la carrera de las carreras, prácticamente toda la historia del automovilismo se podría contar a través de esta carrera, pero la que seguro que se puede expliacar es la de Porsche, la historia de la marca de Stuttgart se ha forjado a fuego junto a esta carrera, a base de victorias y derrotas.

Por lo que en este blog tiene que tener un papel protagonista, y la mejor manera será empezar por el principio de todo.

La primera carrera de las 24 horas de Le Mans se celebró en 1923, la salida se tomó el 26 de mayo y la llegada el 27 de mayo, como curiosidad ese día nací yo, aunque casi medio siglo después.

Aunque la compañía Porsche como tal nace con la creación de la oficina de diseño en 1931, el primer Porsche "oficial" no ve la luz hasta 1948.








Aquí tenemos al primer Porsche de la época, el 356 nº1 Roadster, fabricado en una vieja serrería de Gmund en Austria, junto a Ferdinand Porsche, su hijo Ferry y Erwin Komenda a la izquierda, uno de los primeros diseñadores de Porsche.






Y como no, mi miniatura del primer modelo de Porsche.









Hay un dicho que dice que un Porsche no se conduce, se pilota y este con apenas cinco semanas de vida ya compitió a manos de Herbert Kaes, sobrino de Ferdinand que lo piloto en la primera carrera celebrada en Austria tras la II Guerra Mundial el 11 de julio de 1948, no tengo documento gráfico, pero este sí esta foto de Kaes junto a uno de los primeros 356.





Por cierto Kaes gano la carrera.


Tras el prototipo nº1 ya  se comenzó a fabricar en serie el 356, en la vieja serrería de Gmund.






 Se fabricaron entre 1948 y 1950 47 unidades en versión coupe y 8 en cabrío.






En 1950 la serrería de Gmund se había quedado pequeña y la fábrica se traslada a Stuttgart, es ahí donde nace el departamento de competición de Porsche, los 356 ya se ven rodar por las carreteras de Europa y Ferdinand decide que hay que dar el salto a la competición para mostrarlo al gran público, y el mejor escaparate era sin lugar a dudas.






El nuevo departamento de competición de Porsche cogió cuatro unidades para prepararlos para la carrera, una leve rectificación al pequeño motor de 1100 cc. les hizo ganar 4 cv. para dejarlos en total de 44, solo como dato anecdótico el 919 Hybrid ganador este año tiene aproximadamente 900 cv. lo que nos da una evolución aproximada de 13 cv por año. Pero donde más se modificó el coche fue en la parte aerodinámica, eliminando toda pieza innecesaria y poniendo todo la que era posible en aluminio para aligerar el peso, que se logró reducir en 90 kilos para dar un total de 635 kg, el coche con los pasos de rueda carenados tenía un aspecto apenas visto hasta la fecha.


El coche fue denominado 356 SL Aero Lightweight y tres fueron las unidades enviadas a Francia.






La historia de amor de Porsche con Le Mans si inicia en un pueblecito francés a unas pocas millas del circuito, Teloche.






Es en este pueblo y concretamente en la Rue du 8 Mai  Porsche alquila un pequeño garaje con una trastienda.







Durante los próximos 30 años el pequeño taller de Teloche será la base de operaciones de Porsche.









En la edición de este año 2017 y con motivo de la celebración de la fabricación del 911 un millón, esta unidad se dio un paseo por las calles de Toloche, calles por las que durante más de tres décadas pasearon los vehículos más importantes de la historia de Porsche.






Pero volvamos a la carrera. De los cuatro 356 preparados para competir, tres llegaron a Le Mans y dos fueron los inscritos dejando uno de muleto, eran los dorsales 46 con el chasis 063 y el dorsal 47 que pertenecía al chasis 054. 





Este último en los entrenamientos del día previo y bajo la lluvia tuvo un fuerte accidente. 







No pudo ser reparado a tiempo para tomar la salida, dejando solo a nuestro protagonista.









Como documento gráfico aquí está la carta de confirmación de la inscripción del 356.






Los pilotos escogidos serían los locales Auguste Veuillet y Edmond Mouche dada su experiencia en la carrera.













Clasificados en la 22ª posición competirian en la 6ª categoría que agrupaba a los coches con una cilindrada entre 751 y 1100 cc, ese año hubo 7 categorías siendo la más grande la de los vehículos comprendidos entre 5001/8000 cc.








Acabarían en la 20ª posición de la general con una media de velocidad de 118 km/h. Si antes comentamos la evolución en cuanto a caballos, el 919 de este año hizo una media de 208 km/h.









Pero lograrían la victoria en su categoría.








Mi maqueta pertenece a la colección que Planeta Agostini le dedico a Porsche en el 2005.







Y con acabados básicos de coleccionable de "quiosco".















Y que está basada en la unidad que Porsche tiene expuesta en el museo de Sttutgart.









Lógicamente existen otras ediciones mucho más detalladas como esta de Minichamps.






Que fue del coche?

Aparentemente está en el Museo de Sttugart, pero no es así, ya que la unidad expuesta es una réplica, no he estado en persona y no sé si lo indica como tal, el expuesto sí que pertenece a una de las 47 unidades fabricadas por Porsche del 356 Gmund Coupe y de las que apenas quedan 7 u 8 unidades que se sepa, pero para nada es el chasis 063 de Le Mans, de hecho solo con fijarse ya se aprecian diferencias con el modelo que corrió las carrera.

Es posible que fuera esta unidad que batió un record de durabilidad de neumáticos en el autódromo de Monthery.










Y que a posteriori también fue decorado con el dorsal de Le Mans pero que no fue el de la carrera.






Los cuatro chasis preparados para Le Mans correspondían a los nº 054, 055, 056 y el 063. Dice la leyenda que el chasis 063 sufrió un accidente y fue sustituido por el 056 y que al ya haber sido inscrito la propia Porsche modifico el nº de chasis convirtiendo al 056 en el 063 para evitar posibles problemas en la homologación, de todas formas el que corrió en la Sarthe fue el chasis nº 063 viniera de donde viniera.






De vuelta a fábrica una vez concluida la carrera, la necesidad de hacer caja en Porsche hace que los coches se pongan a la venta y sean enviados a EE.UU a su importador americano Max Hoffman para que los coloque.






Hoffman ya había importado en 1950 15 unidades de los primerizos 356 y los SL los vendió de inmediato.


El chasis nº054 se lo colocó a Fritz Kosler, y el 055 a Ed Trejo a los que podemos ver en 1952 en una carrera en Vero Beach.









El ganador de Le Mans es vendido a John Von Neumann, poseedor del concesionario de Porsche en Hollywood.




Y este ya participa con el 356 ese mismo año en una carrera disputada en Palms Springs.






Neumann comienza a hacerle modificaciones al coche como pintarlo de rojo.






Pero la más grande es la de aligerarlo de peso ya que de la mano del carrocero Emil Dietd  lo convierten en descapotable, en Julio de 1952 corre en Torrey Pines ya con la versión "cabrío".









Y logrando lo que sería la primera victoria para Porsche en suelo americano. 






Por cierto modelo del que existe una version en resina.






A partir de aquí el coche empieza a sufrir todo tipo de "upgrades" que ríete tú del Belotaza 3, Magnus Walkers, Singers y cia.


En pocos años cambia de manos en media docena de ocasiones y otras tantas de colores hasta que en 1957 es adquirido por Chuck Forge.






Este lo convierte aún más en un puro "roadster" americano y participa con él en numerosas carreras, con el paso del tiempo intenta devolverlo a su estado "original" americano es decir al que gano en Torrey Pines y es asiduo a concetraciones.









Con la muerte de Forge en 2010 el coche se puso a la venta y fue adquirido por el coleccionista de Porsche Cameron Healy, otro de esos americanos con un garaje de ensueño.






Cameron comprobó que efectivamente se trataba del chasis 063, el original 356 SL Gmund Coupe ganador en su categoría en Le Mans y por lo tanto el primer coche de carreras de Porsche, con el que gano oficialmente una carrera como marca y equipo, vamos el origen, la madre del cordero, por lo que decidió intentar devolverlo a sus estado original.



Para ello contrato a unos de los mejores restauradores de Porsche, Rod Emory.






Y este comenzó el complicado proceso. 









Sobre todo para darle la carroceria coupe que habia sido decapitada en su dia.







Aquí podemos ver un pequeño video sobre la restauración con los comentarios de su propietario, Cameron Healy.






Porsche verifico la autenticidad del coche y con motivo de la 17ª victoria en Le Mans con el 919 en 2015 quiso que estuviera presente en el homenaje que se hizo en la Rennsport de ese año a los coches de Le Mans.





Emory aún no había acabado el proceso de restauración del 356, pero aun así acudieron a la cita.






Para ser homenajeado junto al primer y último ganador en la categoría absoluta en Le Mans, el 917 y el 919.









Y posar en esta "barbaridad" de foto de familia.






El coche ya totalmente restaurado fue presentado al año siguiente en el concurso de elegancia de Amelia Island.
























Propietario y restaurador con el premio obtenido.






Así que esta es la historia del primer Porsche "oficial" que compitió en una carrera, la victoria en la general se le resistiría 19 años, curiosamente los mismos años que victorias ya ha cosechado en la mayor carrera del Mundo, las 24 Horas de Le Mans.






Os dejo con un video muy chulo donde se repasa toda la historia del modelo ya que el coche fue el protagonista de uno de los episodios de Jay Leno Garage.





Saludos.