jueves, 30 de noviembre de 2017

Steve McQueen



Hace unos días aprovechando una tarde tranquila en casa, me puse a ver un documental que hacia meses que tenia en mente, “The Man and Le Mans” presentado en Cannes el año pasado.







Que narra el rodaje de la película de Steve McQueen “Le Mans” de 1971.






Y nos muestra como fue el caótico rodaje, y nos da una visión del mítico actor a través de entrevistas y material inedito de la época. Por lo que os recomiendo que le deis un vistazo, y por supuesto si no habéis visto la película, verla o volverla a ver, antes de este, ya que es todo un referente y película de culto para los amantes del automovilismo.


McQueen era un apasionado de la velocidad, que trasladaba a la mínima a sus películas, filmando alguna de las escenas mas memorables del 7ª arte, como el intento de huida en moto en “La Gran Evasión”.







O una de las mejores persecuciones automovilísticas de la historia en “Bullit”.








Aunque donde este la de Paul Belmondo y su 124 contra Omar Sharif en " Le Casse", que se quiten todas.😂








Y claro está “Le Mans”, en la que hace de piloto oficial de Porsche, a bordo de uno de los míticos 917 de la escudería Gulf.







Gran coleccionista de coches, McQueen era un gran piloto de motocross y no tenia para nada malas manos al volante, Steve poseyó un garaje interesante en el que no faltaron Porsches, por lo que vamos a repasarlos coincidiendo con algunas de mis miniaturas.







Nacido en 1930 en Indiana, su primera carrera fue en 1958 con un Siata 208 S, comprado de 2ª mano al que McQueen llamaba su pequeño Ferrari, y al que llego a ponerle las insignias del caballo de Maranello.








Siata era un fabricante de accesorios para Fiat, ubicado en Torino, que también se convirtió en fabricante utilizando motores de esta para sus creaciones, como este bonito 208 inspirado en las líneas de los de Maranello, el coche está disponible en varios fabricantes a 1/43, aunque ninguno que yo sepa versiona al de McQueen.








Pero al mejor bombero de la historia del cine pronto le entró el virus Porsche, y el primer coche nuevo que se compraría en su vida sería uno de los de Stuttgart, un precioso 356 1600 Super Speedster de color negro, seria a mediados de 1958.







Aquí lo podemos ver junto a su primera mujer Neile Adams.



 





McQueen se alistó en la Marina y permaneció 5 años como mecánico, por lo que se encargaba el mismo de hacerle el mantenimiento a sus coches.






McQueen llegó a competir en varias carreras con el 356. 






Llegando a ganar alguna carrera menor en Santa Bárbara.







La maqueta del coche está disponible, lógicamente, en varias versiones a escala 1/43, tanto la versión racing...







....como la de calle.







No forma parte de mi colección aunque sí el modelo en cuestión, como éste de color verde.











McQueen vendió el 356 en 1959 para comprarse un Lotus, pero el coche lo recuperaría en 1974.






Una ficha de tráfico del 356.






Y ya no saldría de la familia, aquí lo vemos junto a su hijo Chad, que se encarga de mantener el legado de su padre.







Steve haría famoso a otro 356, aunque en este solo fuera de pasajero.






Un 356 B cabrio del 59 en amarillo pastel, que conducía Jaqueline Bisset en la película Bullit.







Tengo varios pero ninguno en amarillo.










Steve tardaría 10 años en volver a tener un Porsche, esta vez sería ya un 911, y el primero de los tres que tendria. 







Se trata de un 911 S comprado en noviembre de 1968.










La ficha de tráfico, esta vez ya a nombre de la productora de Steve, Solar Productions.







El coche sigue perteneciendo a la familia.







Este 911 es a menudo confundido con este otro.






Es el 911S con el que Steve aparece durante los cuatro primeros minutos de la película, conduciendo por los alrededores de Le Mans.








Steve no quiso traerse su 911 desde Los Ángeles a Francia para el rodaje de la película, encargó a Porsche uno exactamente igual, para que se lo entregaran en Le Mans y así también usarlo como su vehículo personal durante el rodaje de la película.









Coche con el que acudía cada día al rodaje, desde la mansión que había alquilado en una villa cercana y a la que se llevó a vivir a toda la familia, el rodaje duro mas de un año.









El coche le fue entregado directamente por Porsche a McQueen en junio del 70 y correspondía al chasis nº 91103 01502, y para los fanáticos, el nº de motor es 6302094, transmisión 7700315, color 6801 Slate Grey, interior cuero negro, neumáticos Pirelli 165-15 americanos, opcion 426 Highgloss, 453 radio Blaupunk Frankfurt USA, 470 paquete comfort, 559 AA, 568 cristales tintados, y 650 techo. Porsche le aplico un 15% de dto.










Al acabar el rodaje lo devolvió a la fábrica para que le hicieran una serie de ligeras modificaciones y se lo enviaran a casa en enero de 1971.

Este si que debido a la película tomó mucha más fama que su 911 "principal", aunque no me consta que nadie lo haya reproducido a escala, corre por ahí una versión de Schuco pero no se corresponde con el original.









Pero una vez en América Steve decidió venderlo en vez del más "antiguo", no se sabe muy bien porqué,  ya que el "francés" estaba mucho más equipado, a parte de ser ya un 2.2 y no un 2.0, se dice que se había gastado en el primero una buena pasta en el mejor sistema Stereo que había en la época, el caso es que se lo vendió a un abogado de Los Ángeles, que lo mantuvo durante mas de 30 años hasta que lo vendió en el 2005, de ahí ya pasa por unas cuantas manos, hasta que en el 2011 el coche fue subastado en Monterey, con el pedigri del 911 de Steve McQueen.



















Alcanzando una cifra de 1.375.000 dolares.

Pero entre los dos 911 hubo otro Porsche, y este, ya de carreras.


Con el proyecto ya en marcha para rodar una película sobre las 24 horas de Le Mans y con el objetivo de también participar en la carrera, Steve quería un coche de "verdad". Resaltar que Steve no solía usar dobles en las escenas de acción de sus películas, y mucho menos en las que a conducción se refiere, no conducía mal y de no haber sido actor podría haber sido piloto profesional de motocross sin problemas.









Aunque he de decir que el famoso salto del final, dada su peligrosidad fue realizado por un piloto amigo de Steve, ya que hubiera supuesto un problema si hubiera sufrido algún percance para el rodaje de la superproducción, eso sí, solo lograron convencer a Steve de no hacerlo, a cambio de dejarle rodar varias escenas de sus perseguidores nazis, por lo que hay secuencias, que tras el montaje final de la película en las que Steve persigue a McQueen!.😂

Ya puestos os contaré otra curiosidad y “cagada” histórica, aunque con cierta lógica, la moto que pilota en la famosa escena es una Triumph inglesa, motos que lógicamente jamás utilizó  el ejército alemán durante la II Guerra Mundial, los nazis usaron BMW y Zundapp, pero el chasis de estas resultaba demasiado rígido para la escena con saltos, y por eso Steve eligió una Triumph, concretamente la TR6 para rodar las escenas, una con las que corría habitualmente y que camuflaron de alemana.

Lógicamente la moto existe en miniatura.






Pero volvamos a los Porsche y a Le Mans, en 1969 acude a la carrera como espectador y tomar notas a pie de campo, hay que indicar que inicialmente Steve pensaba correr con Ford y su GT40, con los colores de Gulf, pero la nueva alianza de esta con Porsche, hizo que finalmente la marca alemana fuera la escogida para participar en la película, por lo que cerro el acuerdo con Porsche, que incluía la adquisición de un 917.







La experiencia de Steve en carreras "serias" era realmente poca, por lo que querer afrontar la carrera mas "seria" del planeta, requería de un "poco" de preparación, descartado practicar con el 917 por disponibilidad y su carácter "difícil", McQueen junto con su amigo John von Neumann, si nuestro viejo amigo el del 356 de Le Mans, se decantaron por su antecesor.

Porsche estaba reconvirtiendo gran parte de los 908 en modelos mas cortos y abiertos, por lo que se decidieron por adquirir un 908/2 Flunder para llevar a cabo su plan estratégico, el elegido fue una unidad que había participado en las 24 Horas de Daytona ese mismo año, con el dorsal 54 en versión coupe, se trataba del chasis nº 22 de la treintena aproximada fabricada por Porsche de los 908.








Aquí podemos ver, bajo un frió que pelaba, la presentación de los reconvertidos 908 a su versión Flunder.







El plan de rodaje  consistía en participar en un par de carreras "ligeras" dentro del SCCA, el campeonato Pro Am americano, y una grande y larga en el IMSA, el 908 era sin ninguna duda el coche mas serio sobre el que se había sentado Steve, un 3 litros con mas de 350 cv y muy ligero de peso.







La primera de ellas y donde estrenaría el Porsche, fue el 1 de febrero de 1970, en el Aeropuerto de Hotville, California.

















El 908 era el mejor coche inscrito y Steve no tuvo muchos problemas para ganar la carrera. 











La segunda carrera, y ya con algo mas de competencia, la correría el 1 de marzo en Phoenix. 






Modelo que pertenece a mi colección.



































La maqueta es del fabricante italiano Best, con un extensísimo catalogo de los 908/2, y de una calidad aceptable, pero no muy acorde con sus elevados precios, aunque rebuscando lo he podido adquirir a un precio algo mas razonable en miniaturasdecompeticion.com










La tercera carrera en la que Steve pilotaría el 908, ya si que seria un test serio de verdad.








Las 12 Horas de Sebring, como compañero elige a Peter Revson, un experimentado piloto, pero sin un gran palmares a sus espaldas.








Como ya he mencionado la pasión por las motos en Steve era más grande que la de los coches, y este participaba en numerosas pruebas.








Y justo unos días antes de la carrera, se rompe el pie izquierdo entrenando.






Pero el tipo aparece en Sebring, en moto y anunciado que piensa correr.







Un poco de cinta americana, un reposapies especial para fijarle el pie al Porsche, que le permitiera usarlo sin tacto para embragar y listo, a correr!.







Steve y Revson calificarían para la carrera al 908 en 15ª posición.








Porsche había enviado a su ya nuevo flamante equipo oficial, que se había asociado con John Weyr para formar el mítico Team Gulf  Porsche, y que venía de ganar las 24 horas de Daytona con Pedro Rodríguez y  Leo Kinnunen,  aunque la pole se la llevaría otro viejo "conocido" del blog, con una cafetera roja de 5 litros, Mario Andretti, al que vemos junto al 908 de Steve.







La salida se tomaría el 21 de marzo a las 12:00.








Aquí vemos a Steve peleando junto al 917 de Joe Siffert.








Con quien Steve entabló una gran amistad y que formaría parte del reparto del rodaje unos meses más tarde en la película.









En una de las mejores carreras disputadas en Sebring, sobre todo por los continuos cambios de líder, los 917 se mantuvieron en cabeza perseguidos por los potentes Ferraris 512, por detrás, y siempre dentro del Top Ten se mantenían Steve y Revson con su "pequeño" 908.








Con la llegada de la noche que ya sabemos que "confunde" a más de uno, la carrera se convirtió en una especie de eliminación, ya sea por averías, golpes o pinchazos, poco a poco fueron cayendo las primeras espadas, tanto de Ferrari como de Porsche y Alfa.







Pero a Steve como buen conocedor de la "noche" esta no le confundió y fueron avanzando posiciones, a falta de menos de media hora para el final y por los problemas que habían mandado a Pedro Rodriguez al box, que iba en cabeza con el 917 hasta ese momento y a Mario con el 512 por rotura del motor, Revson se encontró en primera posición al hacer su ultimo relevo.






Con el principal Ferrari de Andretti fuera de combate, y sin ningún 917 con opciones, la "Scuderia" mando entrar al segundo Ferrari, que era el mas avanzado, y puso al volante a Mario Andretti (si el reglamento permitía estas cosas, ya que ganaba el coche y no el piloto), Mario, que era el piloto mas rápido en pista y por supuesto mucho más veloz que Revson y el pequeño 908 empezó a tirar como un demonio a la caza del Porsche.







En un final agónico Mario logro adelantar al 908 en la ultima vuelta y ganar la carrera para Ferrari.







Pero Steve y Revson se llevaron un maravilloso 2º puesto logrando la victoria en su clase.















Mario se llevó la victoria, pero Steve se llevó la gloria y los focos.









Cosa que no sentó nada bien al italoamericano, que ya había sido criticado por solo haber realizado el ultimo relevo final, este pegaría una buena rajada acerca de la participación de McQueen, en la que menospreciando al actor, soltó lindeces, como que si no hubiera sido por su dinero para tener un buen coche, y un buen compañero nunca hubiera podido llegar ahí. Hay que reconocer que el peso de la carrera lo llevo lógicamente Revson, que condujo 8 horas por 4 de Steve, pero no hay que quitarle merito alguno a McQueen, sus tiempos por vuelta fueron más que correctos y Sebring precisamente no es un circuito fácil ni oval, sin olvidar por supuesto, el estado de su pierna.  

Un pequeño vídeo resumen de la carrera.






Toda una hazaña para el mundo cinematográfico que solo superaría Paul Newman al casi llevarse las 24 de Le Mans unos años mas tarde.








Solo hicieron una película juntos, pero fue colosal!!







Best lógicamente tiene disponible la maqueta con el dorsal de la cerrera.







Y para los amantes de las escalas mas grandes, Auto Art lo tiene  a 1/18 muy detallado y casi al mismo precio.







Y de aquí ya nos vamos al circuito de Le Mans, Steve con toda su productora acudió a la edición de las 24 Horas de Le Mans de 1970, para grabarla in situ e inmediatamente después de la carrera, comenzar el rodaje de la película utilizando parte del material grabado durante la misma.







Inicialmente Steve compró para la película a Porsche un 917 con la intención de participar con el en la carrera junto a Jackie Stewart, de hecho los dos se inscribieron para la carrera con el dorsal nº 26,  pero Le Mans no era Sebring y el 917 para nada el 908, el alto presupuesto de la película y los claros riesgos de algún percance, hacían que ninguna aseguradora se hiciese cargo, muy a regañadientas McQueen desistió de la idea inicial, por lo que correr con el 917 se desestimo, pero Steve no quería renunciar a correrla con el 908, y filmarla desde dentro del coche. 








Esto si que es una GoPro de verdad y no esas minicámaras de ahora!!😂










El 908 fue modificado para correr y filmar la carrera, montaría tres cámaras cinematográficas, una en el capo delantero y dos traseras.








Que serían controladas desde la cabina por el piloto.







El coche por supuesto está disponible a escala 1/43.











El tema del seguro seguía siendo complicado de resolver y al final McQueen cedió y no corrió. También el coche tuvo problemas en la homologación, ya que el peso de las cámaras alteraba bastante la conducción del mismo, pero finalmente fue aceptado y los pilotos que correrían y filmarían la carrera serian Herbert Linge y Jonathan Williams.












Cuenta la leyenda que McQueen hizo un relevo durante la noche, que ya sabemos que confunde, pero dejemoslo como parte de la leyenda.







Con instrucciones de filmar la carrera sin cometer riesgos, el 908 clasifico en 31 posición y quedaría en una 9ª posición final en una carrera que solo acabarían 7 coches y en la que Porsche obtendría su ansiada primera victoria absoluta. Por cierto, el coche solo aparece de "rasqui" en un plano de toda la película.







Inmediatamente tras la bajada de la bandera comenzó la filmación de la película, no voy a entrar en demasiados detalles sobre el rodaje de la misma, ya que para eso ya está el documental que da pie al hilo, solo comentar y mostrar alguna foto, como la del elenco de pilotos que McQueen contrató.






Como ya he dicho Solar había adquirido un 917, el chasis 022, los otros dos que usarían para la película serían alquilados a Jo Siffert chasis nº024 y a John Wyer el chasis nº 013. Y para compartir los mismos planos filmados durante la carrera de verdad mantendrían los mismos colores y dorsales.







Jo, al igual del resto de pilotos tenia reticencias sobre la capacidad de Steve de pilotar al "difícil" 917, ya que McQueen no iba a usar doble alguno en todas sus escenas con el 917, pero tras verlo rodar con el en unos test previos las dudas desaparecieron y hasta se dejaba llevar de paquete.😂






Aunque "Mr. Cool" prefería llevar a otros paquetes.







El del dorsal nº 20 es el que ha quedado para la eternidad como el Porsche 917 de McQueen, que curiosamente no fue el que compro, sino el que pertenecía a Jo Siffert.








Pero como llegó a pilotar todos, repasaremos la historia de los tres 917 de Steve McQueen.







Como ya hemos dicho se trata del chasis nº024, fue una de las primeras unidades que Porsche utilizo como test en 1968, el propio Siffert al probarlo con su configuración corta inicial dijo que el coche, además de inestable era muy peligroso.






El coche con su configuración inicial solo participó en los 1000 de Spa a principios del 69, donde abandono al romper el motor. De vuelta a Sttutgart el coche ya fue modificado a la versión K y se le instaló un nuevo motor de 4.9, en estas condiciones Siffert adquirió el coche, pero no el motor que seguía siendo propiedad de Porsche, para correr en Le Mans ese año, pero como el motor llego tarde y Siffert ya había cerrado la participación con el equipo Gulf, el coche solo corrió los ensayos previos en manos de Brian Redman y Mike Hailwood, en donde por cierto quedo en primera posición con la vuelta mas rápida. El coche no correría en Le Mans, de hecho no compitió en ninguna carrera mas y Siffert se lo alquiló a McQueen para el rodaje de la película por la módica cantidad de 5000 dolares a la semana.






Tras el rodaje Siffert devolvió el motor a Porsche y se llevo el coche a su concesionario en Suiza.







Jo Siffert falleció en octubre del 71 en una carrera de Formula 1 celebrada en Brands Hatch, y su 917 fue el encargado de abrir el cortejo fúnebre.







Tras su muerte el coche fue vendido sin motor a un aficionado francés que lo metió en su granja.










Y ahí permaneció durante mas de treinta años hasta la muerte de este en 2002, cuando fue descubierto por sus herederos.







Fue adquirido por un suizo que encargó su completa restauración, curiosamente a un especialista en Ferrari, Modena Motorsport.







Tras una primera restauración por los ferraristas, comenzó la búsqueda de un motor ya que el 917 estaba sin motor claro, aquí ya se metió Porsche de por medio y se localizó en EE.UU un motor de un 917 que sirvió como base para la reconstrucción total del coche, que duró unos cuantos años.







Siendo este el resultado.







El coche ha sido subastado este año en Peable Beach alcanzado un precio de 14.080.000 dolares, la mayor cotización de un Porsche hasta la fecha, por lo que hablamos del Porsche mas caro del mundo.
















El chasis 22 que también llevaba ese dorsal, fue el adquirido por Solar Productions y sobre él se instalaron cámaras.






Para grabar primeros planos.








Al finalizar el rodaje  fue vendido por la productora para intentar recuperar algo del presupuesto invertido, solo hay que decir que la Solar quebró después de la película. El coche lo adquirió una escuderia Checoslovaca con la que corrió algunas pruebas sin nada destacable en cuanto a resultados, posteriormente el coche fue subastado en Attwood en 2000 y nada más se sabe.
















El último 917, el chasis nº013 fue con que el que David Piper tuvo el malogrado accidente en el que perdió la pierna.








David Piper, uno de los grandes "Gentleman Porsche" al que habrá que dedicarle una entrada un día de estos. 








Con su mítico 917 verde.







Porsche que he tenido oportunidad de ver y escuchar en directo en Montjuich.







El 917 de Piper quedó destrozado en el accidente, literalmente partido en dos.










Pero era el único Porsche "oficial" al pertenecer al equipo Gulf el cual y tomando como base el chasis nº34 lo reconstruyo ganando las 24 Horas de Daytona posteriormente y otras carreras.




















Desconozco el paradero actual del coche, aunque es posible que siga perteneciendo a Porsche, la maqueta de la versión de Le Mans también esta.



















Y así acabamos con los tres 917 que usó Steve para filmar "Le Mans".









En cuanto al 908, al acabar la película, también fue vendido, lo adquirió el equipo alemán Team Auto Usdau, con el que corrió varios temporadas con estos colores.








En 1973 fue adquirido por el Ecuatoriano Guillermo Ortega.







Pasando por muchas manos tras acabar su periplo competitivo, en los 80 fue adquirido por el coleccionista alemán August Deustch, que lo devolvió al estado de Sebring.










Y que suele participar en todo evento clásico que se precie.







Y exposiciones varias.








A su regreso a casa y con el fracaso que supuso la película, que llevó casi a la ruina y a la desaparición de su productora, continuó con su 911S, pero este no, seria su ultimo Porsche.


En 1976 ya recuperado económicamente (sobre todo gracias al éxito del Coloso en llamas, de la que fue productor) se compró un nuevo 911, en su color favorito, el Slate Grey.










Un precioso 930.







Cuenta su hijo Chad que fue el coche con el que su padre le enseñó a conducir de verdad.







Aunque también le dejó llevar el volante del 917.














Steve vendió el 930 al año de haberlo comprado, pero Chad lo recuperó años después.













El coche fue objeto de una subasta benéfica.










Alcanzando 1.950.000 dolares.









Ya fastidiado de los pulmones, Steve se retiró a Mexico donde siguió cuidando de su garaje.








McQueen falleció en Ciudad Juarez el 7 de noviembre de 1980, con solo 50 años, victima de un cáncer de pulmón, probablemente provocado por el amianto, al que estuvo expuesto en su etapa de la Marina.








Del fracaso inicial del film, con el paso del tiempo, este se ha convertido en una película de culto y referente absoluto en todas en las que al mundo del automóvil se refiere, nunca antes se había filmado la velocidad en tal estado puro, sin trucos de montaje, ni aceleraciones de imágenes, como lo rodó McQueen en Le Mans, sin importarle ya a nadie ese "no" guión que Steve decidía por la noche y cambiaba entre escena y escena, (Casablanca también se rodó así), y ni que la primera palabra de la película fuese a los 30 minutos, para que decir algo que enturbiara el sonido celestial de los Porsche rugiendo.











Steve McQueen tuvo 210 motocicletas, 55 vehiculos y 5 aviones, que podeis repasar en este libro.







Steve fue todo un "Gentleman actor Porsche" al igual que James Dean o Paul Newman, a los que por supuesto les llegara su turno en este blog.

Saludos!!!







Por cierto como curiosidad os diré, que la iconica imagen de Steve celebrando la victoria con los dos dedos hacia arriba, no significa el saludo que hacían los arqueros ingleses a los soldados alemanes en la guerra de los cien años, ni el saludo de Churchill a los alemanes diciendo que seguiría fumando, es un homenaje al primer equipo americano en ganar las 24 Horas de Le Mans, el North American Racing Team en 1965, y a la peculiar forma de celebrar la victoria haciendo la V con la mano invertida de Masten Gregory.








Saludo que también está a 1:43😊